nsync

Sincronización completa de carpetas en tres pasos

nsync apuesta por la facilidad a la hora de sincronizar contenidos entre dos carpetas distintas. Ver descripción completa

PROS

  • Mecanismo muy simple
  • Interfaz atractiva
  • Útil para carpetas en distintos discos

CONTRAS

  • Limitado a dos carpetas
  • Consumo elevado de memoria

Bueno
7

nsync apuesta por la facilidad a la hora de sincronizar contenidos entre dos carpetas distintas.

Con un diseño simple y extremadamente fácil de utilizar, nsync te permitirá tener siempre sincronizado el contenido de dos carpetas. Es útil, por ejemplo, para tener los mismos archivos en una carpeta del disco duro y una memoria USB.

El funcionamiento de nsync se reduce a tres pasos: arrastra una carpeta a la primera ventana, arrastra la segunda a la otra ventana y haz clic en sincronizar. Así de simple.

Entre los ajustes de nsync destaca la opción de excluir carpetas y subcarpetas si así lo prefieres y la función "trackback" que sirve a modo de copia de seguridad en caso de error en la sincronía.